Guadalajara, Jalisco, a 26 de noviembre de 2006.

RUEDA DE PRENSA
“A un año de la muerte del joven Néstor Alán.
Actualización de un caso de violación al derecho a la justicia”.

El 26 de noviembre del 2006, mi hijo, Néstor Alán, fue privado de la vida y del derecho a la justicia: aquel día fue impactado en el cruce de avenida Vallarta y Enrique Díaz de León por Christian Arias de la Torre y Francisco Javier Álvarez del Castillo Iñiguez, quienes conducían a exceso de velocidad, jugando carreras y alcoholizados. A sus 18 años, dicen que Néstor murió inmediatamente. A pesar de su imprudencia, los jóvenes lograron salir bajo fianza, gracias a que el examen de alcoholemia fue atrasado ocho horas para que resultara negativo. Asimismo, el peritaje de vialidad estipula que iban a 80 kilómetros por hora, sin embargo, por los daños causados, es evidente que viajaban a una velocidad mucho mayor.

Fernando Arias Pérez, padre de Christian Arias, actual vocero de la Secretaría de Gobernación y ex director de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Jalisco, llegó inmediatamente al lugar de los hechos y se presume, movió sus influencias para favorecerlos. Cabe señalar que, meses después, Francisco Javier Álvarez del Castillo, en otro incidente vial, fue detenido, tras serle comprobado ahora sí, tercer grado de alcoholemia.

A raíz de estos hechos y todavía desgarrados por la tragedia, con el vacío, la impotencia, el dolor, la rabia, y toda una mezcla de emociones confusas, en memoria de mi hijo y tratando de crear conciencia en la sociedad en que vivimos, empujados por familiares, amigos, vecinos, y ciudadanos, a la par de nuestras actividades diarias, decidimos emprender la lucha para que se hiciera justicia y se aplicara la ley.

Empezamos el vía crucis, tocamos muchas puertas, hicimos dos marchas a Palacio de Gobierno, una al Congreso del Estado, una al Palacio de Justicia, y otra al Instituto Cultural Cabañas, donde se llevó a cabo un foro de la Secretaría de Gobernación. Durante este año le enviamos el expediente del caso al Presidente Felipe Calderón y al Congreso de la Unión. Todos estos ejercicios han tenido magros resultados.

Por otro lado, se solicitaron espacios en los medios masivos de comunicación y tuvimos resultados negativos, ya que la poca información que se difundió fue de nota roja, de un accidente cualquiera, en donde no se mencionaron los nombres de los implicados; solo algunos medios de comunicación y columnistas, así como el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), entendieron la importancia y trascendencia del caso; estos periodistas y ciudadanos nos han acompañado a lo largo de este tiempo, y nosotros solo tenemos palabras de agradecimiento para ellos.

Hoy es un buen día para hacer un alto en el camino y reflexionar a la distancia sobre todo lo sucedido, sobre qué sensaciones nos deja todo esto. Y nosotros pensamos que tenemos un sistema de justicia que deja mucho que desear, un sistema agotado, rebasado y con serias deficiencias, donde prevalece la impunidad, y la manipulación, que vivimos en un mundo al revés, donde la carga de la prueba se le deja al afectado; nos parece absurdo que nosotros independientemente de nuestras actividades diarias, tengamos que tratar de demostrar cómo fueron los hechos y no cómo fueron manipulados, aprovechándose de todo un aparato estatal; nosotros creemos que la justicia, aunque se diga lo contrario, es aplicada discrecionalmente, según la capacidad económica y política de los implicados.

Casos similares, como el de Néstor Alán, hay muchos. Por eso, nosotros creemos que todos tenemos derecho al acceso a la justicia; todos tenemos derecho a una justicia ágil, completa y eficaz. Todos estamos expuestos a ser las siguientes víctimas. Por eso hoy, en la conmemoración de este trágico evento, los convocamos a luchar, de forma conjunta, en contra de que la justicia divida y atienda a la sociedad, entre ciudadanos de primera y de segunda.

Familia Rodríguez Licea

Más información:
Blog: http://justiciaparanestorAlán.blogspot.com
Correo electrónico: justiciaparanestorAlán@yahoo.com.mx