La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó por unanimidad una resolución en la que condenan las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual e identidad de género. Este es un paso crucial para acabar con el silencio entorno a la violencia contra lesbianas, gays, personas bisexuales y transgénero (LGBT) en las Américas, Human Rights Watch dijo hoy. Human Rights Watch hace un llamado a los Estados miembros de la OEA para que garanticen la implementación de esta resolución en sus países y a continuar apoyando los derechos sexuales a nivel internacional.

“Esta resolución es un primer paso valeroso hacia erradicar la violencia y la discriminación,” dijo Scott Long, director del Programa sobre Derechos de las Lesbianas, Gays, Personas Bisexuales y Transgénero.“Para que la resolución tenga impacto, cambios concretos en la legislación y en las políticas publicas deben adelantarse.”

El 3 de Junio de 2008 la Asamblea adoptó la /Resolución sobre Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género/ presentada por Brasil durante su trigésimo octavo período de sesiones en Colombia, con el apoyo de 34 países. La Resolución tomo nota de la importancia de la adopción de los /Principios de Yogyakarta sobre la Aplicación de la Legislación Internacional de Derechos Humanos en Relación con la Orientación Sexual y la Identidad de Género/ y reafirmó los principios fundamentales de la no discriminación y la universalidad en el derecho internacional. Los Estados también resolvieron organizar una sesión especial “con el objetivo de discutir la aplicación de los principios y normas” del Sistema Interamericano a abusos cometidos por orientación sexual e identidad de género.

Al menos 10 Estados de la OEA tienen legislación estatal o nacional que protegen a todas las personas sin importar su orientación sexual e identidad de género. Chile, Brasil, Paraguay y Argentina están discutiendo leyes específicas contra la discriminación que incluyen esas categorías.

Más de 20 activistas de organizaciones LGBT de América Latina se reunieron con miembros de la OEA durante la Asamblea General para promover la resolución. Las organizaciones manifestaron que persiste el acoso y la violencia contra miembros y líderes de la comunidad LGBT alrededor de las Américas. También mencionaron la impunidad y la inacción por parte de las autoridades al respecto. Resaltaron en particular la violencia de la que son victimas los niños, niñas y jóvenes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersex y la necesidad de medidas de protección especificas para este grupo.

Paralelamente los estados se encuentran discutiendo el texto propuesto de una /Convención Interamericana contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación e Intolerancia, /la cual incluye la orientación sexual e identidad de género como categorías protegidas contra la discriminación.

“Los derechos sexuales son derechos humanos,” dijo Long. “Es crítico que los estados miembros de la OEA continúen apoyando las medidas de protección contra la violencia y la no discriminación en otros espacios internacionales.”