¿ Y cómo les fue de contingencia? es la pregunta obligada, diríamos en tapatilandia “pues más o menos”, mientras tanto presenciábamos el síndrome de la Chimoltrufia en las autoridades estatales, “sí hay casos casi probables, pero no sabemos si hay influenza”.

Sin duda el derecho a la protección a la salud y como parte de él contar con servicios de salud de calidad, adquirió hoy por hoy mayor importancia, ya que de acuerdo a los derechos humanos es parte de las mínimas condiciones de vida para que se desarrolle una persona.

El otro dato que sobresalió fueron las constantes denuncias por discriminación en la población, había prácticamente de todo: vecinos huyendo unos de otros por observar las constantes visitas de personal de la Secretaría de Salud con cubrebocas a ciertos domicilios, personas que fueron ubicadas por cierta televisora como “probables infectadas” y con ello las consecuencias sobre todo económicas; el último caso, por cierto el más grave porque ante la exigencia de una familia para que recibiera atención una de sus integrantes, la respuesta del personal de salud fue literalmente huir, finalmente la persona falleció.

¿Pero qué es la discriminación? Es toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas, de acuerdo a la Ley Federal, en la que por cierto existe la posibilidad de que se denuncien esos hechos y se sancionen tanto a autoridades federales y particulares que realicen este tipo de actos.

El comentario viene a colación también por la reciente agresión verbal realizada en plena transmisión de un programa de radio por un aspirante a la Presidencia Municipal de Guadalajara, en contra de otro de los contendientes quien ha hecho publica su preferencia sexual, a quien calificó como anormal en un acto realmente reprobable sobre todo porque se trata de personas que buscan representarnos como sociedad.

En el Diagnóstico DESCA en el Sur de Jalisco, arrojó que el 50% de los encuestados refirió la existencia de algún tipo de discriminación, y como consecuencia visible de ello, las agresiones verbales, psicológicas y físicas.

Por cierto, el pasado 17 de mayo es considerado el Día Mundial de Lucha contra la Homofobia, que conmemora el retiro de la homosexualidad como una enfermedad mental por parte de la Organización Mundial de la Salud, con lo cual concluyó casi un siglo de homofobia médica.

No obstante los grandes esfuerzos, actualmente la homosexualidad es perseguida por la ley en por lo menos ochenta países y en lugares como Irán o Arabia Saudita puede ser causa de aplicar la pena de muerte, lo que constituye sin duda un absurdo.

Lo que queda claro es que la discriminación sí puede ocasionar daños y hasta la pérdida de la vida.