Organismos indican que el proyecto no se aplica adecuadamente

ANALY S. NUÑO


Luego de que expertos en derechos humanos indicaran que el proyecto denominado Mochila segura que realiza el ayuntamiento de Tlaquepaque con el objetivo de detectar a los alumnos de secundaria que porten o consuman drogas ilícitas es una política mal implementada, el primer edil del municipio, Miguel Castro Reynoso, se dijo dispuesto a revisar las propuestas para modificar el operativo y mejorarlo, pues no será suspendido por ningún motivo.

“Yo con mucho gusto habré de variar el planteamiento que nos ayude a hacer observancia de los derechos humanos si es que nuestro proceso está mal pero con una alternativa que nos permita diagnosticar problemas de este tipo, porque no estamos nosotros ni dando el nombre de los menores, hemos sido sumamente cuidadosos en este tema, cuando detectamos algo, pasa prácticamente inadvertido por los menores y se atiende este problema desde una perspectiva de psicología y de trabajo social, con el único intéres de que los padres de familia sepan qué está pasando con sus hijos”, señaló.

Lo anterior, en respuesta a los señalamientos realizados por Francisco Macías Medina, titular de la dirección ejecutiva del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), en torno a que el operativo que se lleva a cabo en escuelas secundarias de la localidad criminaliza y excluye a los menores, lo que puede derivar en el abandono de los estudios, debido a que este tipo de medidas carecen de una perspectiva del intéres superior del niño al anteponer la visión de adultos para aplicarlas, por lo que el munícipe priísta se mostró interesado en trabajar una propuesta que ayude a mejorar el operativo.

“Yo quisiera invitar primero a la persona que ha fijado esto a que nos muestre una propuesta para poder atender un problema que es bastante grave y que yo estaría sumamente dispuesto a poderlo escuchar y poder atender una alternativa que nos ayude a detectar problemas graves en una etapa adecuada, positiva y racional”.

Castro Reynoso defendió el programa que se implementa desde el arranque de este año en centros escolares, argumentando que se ha estado haciendo con pleno respeto de los derechos de los padres de familia, de los niños y de los maestros, por lo que además clarificó que “no son los polícias quienes de manera arbitraria detienen a los niños en la calle y llegan y le abren la mochila”, sino que se hace dentro de los planteles a petición de los representantes de las escuelas y son los mismos menores quienes abren las mochilas.

En cuanto a la participación de los elementos de seguridad pública que participan en el programa, explicó que éstos trabajan con un proyecto de policía de proximidad y sin armamento, por lo que no debe retirarse la participación de los mismos, pues todo se realiza de manera profesional.

“Creo que todos debemos empezar a trabajar en la actitud de que el policía no tiene que ser una persona que ande con pistola y que no puede entrar a una escuela porque intimida a un menor, no debe ser esto, qué pasa, sí, sí sucede, pero no debería ser así. Yo estoy totalmente dispuesto a analizar la propuesta, quiero ayudar a resolver este problema que pasa en las escuelas de Tlaquepaque”, puntualizó.