Comunicado de prensa

Descargar comunicado en pdf

  • JUEZ FEDERAL ORDENA AL REGISTRO CIVIL NÚM. 1 DE GUADALAJARA RECONOCER EL DERECHO QUE TIENE LA MADRE Y EL PADRE DE ELEGIR EL
    ORDEN DE LOS APELLIDOS DE SU RECIÉN NACIDA.
  • SE REGISTRARÁ PRIMERAMENTE EL APELLIDO MATERNO DE LA MADRE Y DESPUÉS, EL APELLIDO MATERNO DEL PADRE

El pasado 7 de julio, la madre y el padre de una menor recién nacida, acudieron ante el Registro de Nacimientos en la Oficialía número 1 del municipio de Guadalajara, Jalisco, con el propósito de lograr el documento que certificara su nacimiento y garantizara su identidad, así como los
elementos probatorios de la maternidad, solicitando al Oficial de Registro Civil de Guadalajara, Jalisco, y encargado del Departamento de Registro de Nacimientos de la Oficialía número 1, José Enrique Bañuelos Pérez, que se asentara en el Acta de Nacimiento en primer lugar el apellido materno de la madre, seguido del apellido materno del padre, en virtud del derecho que tienen como madre y padre a elegir el nombre y el orden de los apellidos que llevará su hija.
La respuesta del Oficial de Registro Civil y encargado del Departamento de Registro de
Nacimientos, fue negar los derechos constitucionales y humanos de la pareja y su bebé como son a la igualdad y a la no discriminación y a la identidad personal, bajo supuestos impedimentos legales contenidos en el Código Civil del estado de Jalisco, invocando de manera infundada el artículo 61.
La madre y el padre, acompañados por el director ejecutivo del Centro de Justicias para la Paz y el Desarrollo, A.C. (CEPAD), le explicaron que la norma no establecía el orden en que deberían asentarse los apellidos, sino que sólo se señalaba la manera como se conforma el nombre propio.
Asimismo, lo instaron a que ejerciera sus facultades constitucionales y realizara la interpretación de las normas para aplicar aquella que más favoreciera a la solicitud, aplicando el principio pro persona establecido en el artículo 1 de la Constitución General de la República, sin embargo, éste se negó rotundamente a registrar a la bebé tal como la madre y el padre lo solicitaban, y calificó dicha solicitud como “totalmente improcedente”.
Por tal motivo, la pareja con el acompañamiento legal del CEPAD, demandó al funcionario público de Guadalajara ante un Juez de Distrito en materia Civil, debido a las violaciones a diversos derechos humanos y constitucionales como consecuencia de su negativa de registrar a su pequeña hija tal como lo deseaban, y decidió que prevaleciera una costumbre que denota prácticas discriminatorias en contra de la mujer, ya que el establecer el apellido paterno en primer lugar, además de implicar un trato desigual hacia las mujeres, fortalece la estigmatización de los roles sociales en los que la madre tiene un valor menor que el padre. Contraviniendo así, lo establecido en el artículo 4 de la Constitución, que señala que “el varón y la mujer son iguales ante la ley”, así como el artículo 16 de la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) y otros instrumentos internacionales de derechos humanos.
Como resultado de la acción de protección de derechos humanos y constitucionales, el pasado 20 de diciembre de 2016, Juan Alberto Ramírez Díaz, Secretario y encargado del despacho del Juzgado Quinto de Distrito en materia Civil resolvió otorgar el Amparo y la Protección de la Justicia Federal a la pareja y a su bebé, para efecto de que lleve a cabo el registro de nacimiento en el orden solicitado, es decir, en primer lugar el apellido materno de la madre y luego, el apellido materno del padre.
El 12 de enero de 2017, por acuerdo judicial la trascendental sentencia ha causado ejecutoria, por lo que el Oficial de Registro Civil de Guadalajara, Jalisco, y encargado del Departamento de Registro de Nacimientos de la Oficialía número 1, José Enrique Bañuelos Pérez, deberá llevar el registro de la bebé con los apellidos maternos de la madre y luego del padre, tal como lo solicitaron hace medio año. Dicha resolución deberá ser cumplida a cabalidad por el funcionario municipal en el término de tres días a partir de que sea notificado por el Juzgado Quinto de Distrito.
La anterior resolución judicial sienta un importante precedente para efecto de que las autoridades del Registro Civil, como cualquier otra y de cualquier nivel se abstengan a “incurrir en todo acto o práctica de discriminación contra la mujer y velar porque las autoridades e instituciones públicas actúen de conformidad con esta obligación” 1 ya que el negarle a la madre la posibilidad de que su apellido vaya en primer lugar, constituye un acto discriminatorio contra la mujer.
Guadalajara, Jalisco a 13 de enero de 2017