Distinguidos integrantes del presídium. Estimados representantes de organizaciones de la sociedad civil. Amigas y amigos: La salud es lo más importante para los mexicanos y una prioridad para mi Gobierno. Por eso, me da mucho gusto recibir en Los Pinos a destacados representantes de organizaciones de la sociedad civil que están trabajando activamente en la lucha contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).Quiero expresarles mi mayor reconocimiento por la importante labor que realizan en favor de quienes han contraído el VIH, así como por las acciones que han emprendido para generar mayor conciencia social sobre este problema de salud pública. Es crucial que las autoridades y las organizaciones sociales hagamos equipo para enfrentar con éxito esta epidemia que afecta a nuestro país y al mundo entero. La Conferencia Internacional de SIDA, a celebrarse el próximo 3 de agosto aquí, en nuestro país, es muestra del compromiso del Gobierno Federal en esta lucha y, sobre todo, es muestra de lo que se puede lograr cuando Gobierno y sociedad civil se unen en una misma causa. Hoy reafirmo el compromiso de mi Gobierno para continuar abriendo camino a las actividades que realizan organizaciones sociales, como las que ustedes representan. Tengan la seguridad de que en su labor en favor de la salud de los mexicanos encontrarán en mi Gobierno a un aliado. Desde el inicio de mi Administración hemos impulsado la participación activa de la sociedad civil en el combate al VIH / SIDA. Tan sólo en este año estamos destinando 30 millones de pesos, a través de la Secretaría de Salud, para que las organizaciones sociales desarrollen nuevos proyectos preventivos focalizados en los sectores más vulnerables. Como Presidente, estoy convencido de que la vía para construir un futuro distinto y mejor para México es que cada uno de nosotros se asuma responsable no sólo del destino propio, sino del de los demás. Por eso, tengan la certeza de que seguiremos apoyando la acción responsable y solidaria de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan día a día en la construcción de un país más sano y más justo. En esa lucha, mi Gobierno no va a escatimar esfuerzos. Tan sólo en 2007 destinamos más de 262 millones de dólares para la atención médica y casi 80 millones de dólares en medidas de prevención del VIH/SIDA. Con esos recursos, estamos impulsando las siguientes acciones. Primero. Estamos fortaleciendo la atención médica y hospitalaria que reciben las personas que viven con VIH. Sé que una de las principales preocupaciones de quienes viven con esta enfermedad es contar con medicamentos anti-retrovirales. Por eso, mi Gobierno está trabajando intensamente para proveer acceso universal a estos medicamentos, destinando en este año recursos sin precedentes por tres mil millones de pesos para garantizar el tratamiento con anti-retrovirales para todas las personas que viven con VIH. Actualmente, 47 mil personas con VIH reciben tratamiento anti-retroviral totalmente gratuito por parte de las instituciones del Sector Salud y estamos trabajando para que, a finales de 2008, sean alrededor de 50 mil las personas con VIH que lo reciban. Cabe destacar que 26 mil de estos tratamientos son financiados a través del Seguro Popular, beneficiando a personas que, de otra manera, no contarían con acceso a estos medicamentos. Estamos decididos a que no haya un solo mexicano con VIH que se quede sin anti-retrovirales por falta de recursos. Mi Gobierno es sensible a las inquietudes expresadas aquí en torno a los altos precios de estos medicamentos. Por ello, se ha constituido la Comisión Negociadora de Precios de Medicamentos, una instancia de diálogo entre la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y las compañías farmacéuticas. Vamos a seguir trabajando junto con la industria famacéutica a fin de lograr precios más justos. Segundo. Estamos trabajando en el establecimiento de modelos de atención institucional para brindar un servicio médico con orientación humana que asegure a todos los pacientes con VIH un trato digno y profesional. Por ello, hemos construido 52 Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) que cuentan con la infraestructura y el equipamiento necesario para atender a la población. Tercero. Estamos reforzando las políticas de prevención para disminuir el riesgo de transmisión de VIH. El compromiso de mi Gobierno es proveer información objetiva para que cada persona tome sus propias decisiones sobre su vida sexual y la lleve adelante, no sólo de manera libre, sino también de manera responsable y segura. Así, hemos distribuido casi 30 millones de preservativos masculinos y más de 100 mil preservativos femeninos, y continuaremos impulsando campañas en medios de comunicación para que la sociedad cuente con la información necesaria sobre el VIH. La Cuarta línea de acción de mi Gobierno es promover las políticas de combate al estigma y discriminación asociados al VIH. Desde el Gobierno, trabajamos todos los días para construir un México moderno, plural, tolerante y libre. Hoy instruyo a los titulares de la Secretaría de Salud, del IMSS y del ISSSTE para que trabajen de manera conjunta con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), a fin de establecer la certificación de las unidades de salud como espacios libres de estigma y discriminación. Quiero dejar muy claro que en mi Administración no permitiremos ningún tipo de discriminación laboral o en el Sistema de Salud ya sea por origen, clase, religión o preferencia sexual. Todo mexicano tiene derecho irrestricto a un trato digno y equitativo. Hoy refrendo el compromiso que México ha tenido desde el primer momento con la prevención, control y tratamiento del VIH. Mi Administración no bajará la guardia en la lucha contra este virus, y seguirá impulsando medidas de salud pública que contribuyan a que las personas que lo padecen puedan vivir mejor y salir adelante con dignidad. Amigas y amigos: No me resta más que agradecerles su participación en esta lucha que, por encima de cualquier ideología, debe convocar y unir a todos los mexicanos. Estoy seguro de que trabajando unidos podremos construir un México donde prevalezca la tolerancia y el respeto por encima de las diferencias. Un México más justo y equitativo. Un México con acceso universal a la salud, donde todos, sin distinción, podamos vivir mejor. Muchas gracias.