Se supone que el estado de Jalisco tiene los índices de desarrollo más altos de México. Y es cierto, en comparación con estados hermanos del sur como Oaxaca y Chiapas. Sin embargo los derechos humanos están lejos de ser cumplidos cabalmente en la región.

En materia Desca, nos alarma de sobre manera conocer los datos de todos los jóvenes que fueron rechazados de las universidades públicas del país. En el caso de Jalisco, mientras las cúpulas políticas de la universidad pública se disputan mezquinamente el poder, la nota de la semana es que 53.5% quedó fuera de las listas de ingreso a la Universidad de Guadalajara. Con esto podemos decir que a más de la mitad de la población joven que intentó (es decir, no de toda la población de jóvenes) se les está negando su derecho a la educación.

La nota del periódico Público Milenio da cuenta de lo anterior:

53.5% no alcanzó un lugar en la UdeG
A pesar de los esfuerzos que ha hecho la Universidad de Guadalajara para aumentar los lugares en el nivel medio y superior, sigue sin dar abasto a la demanda, como lo demuestra el listado de alumnos admitidos en la máxima casa de estudios para el ciclo escolar 2008-B, donde sólo 36 por ciento de los aspirantes a cursar una carrera en los centros universitarios de la UdeG obtuvo lugar, al igual que 54.6 por ciento de quienes buscaron un asiento en las preparatorias.

El día de ayer se publicaron las listas de admisión a la máxima casa de estudios, tanto para licenciatura como para bachillerato. Hubo 86,296 aspirantes, pero sólo 46.46 por ciento (40,090 personas) logró un sitio y 53.54 por ciento (46,206) tendrá que buscarlo en otro lugar o esperar a entrar el siguiente semestre.

En educación superior, de 27,385 solicitantes para los centros universitarios de la zona metropolitana, 7,808 obtuvieron lugar y 19,577 no. Mientras que en los regionales, de 9,374 que hicieron el trámite, 4,928 fueron los afortunados y 4,446 los que no.