Quiero comunicar que este caso ha afectado mucho a mi familia, ya que nos hemos separado; mi propia familia me ha dicho que ya no siga con esto, ya que lo que estoy haciendo ha manchado la imagen del partido en el poder, por lo que no me he sentido apoyada por mi familia como yo quisiera, sino que he tenido que hacer esto mas bien sola. Yo lo que quiero es que se haga justicia, porque si ahora le pasó a mi hija, creo que hay otras niñas a las que les puede pasar y alguien tiene que hacer algo, pues no se vale que la gente que tiene poder y dinero, siga pisoteando a las personas. Antes de hacer las cosas creo que deberían de pensar en las consecuencias de lo que hacen aunque se digan muy religiosos, y estoy en todo mi derecho de que se haga justicia por todo lo que he vivido.

Estar bajo custodia, ha significado para mi y mis hijas una incomodidad, sobre todo para mis hijas que cuando están platicando con sus amigas y amigos nunca están solas, pero a la vez me siento protegida de que las están cuidando ante cualquier situación de peligro, lo que me hace estar más tranquila. Creo que es importante seguir con la custodia porque considero que estamos en riesgo por las personas a quienes denunciamos y las amenazas que hemos sufrido, por ejemplo en el caso de una de mis hijas cuando la secuestraron para que quitara la demanda que había puesto.

Creo que para volver a mi vida de antes, se tiene que hacer justicia realmente y castigar a los culpables para que ya no nos estén buscando ni hostigando, porque estoy en todo mi derecho, ya que desde un inicio yo siempre he dicho la verdad de cómo estuvieron los hechos.

Para los que han dudado de nuestra existencia, decirles que sí existimos, que aquí estamos y que pedimos justicia para todos los involucrados y para que se conozca cuál es la verdad y no las mentiras que se han dicho de este caso, ya que yo nunca he hablado con el Gobernador, ni he acudido a Derechos Humanos a poner ninguna queja.

Finalmente quiero invitar a todas las mamás y las niñas que se han visto involucradas en estas fiestas, a que no se queden calladas y denuncien los hechos ante la Fiscalía especial de la PGR que lleva las investigaciones para que esto no se vuelva a repetir.

María Araceli Arellano Enciso