El Centro de Justicia para la Paz y Desarrollo AC (CEPAD), es un organismo de la sociedad civil cuya misión es defender integralmente los derechos humanos de personas en situación de vulnerabilidad, para lograr cambios estructurales que mejoren su calidad de vida. Nuestro trabajo se enmarca en la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente reconocidos, aprobada por la ONU; razón por la cual manifestamos nuestra preocupación por la situación de la defensora Cristina Auerbach Benavides, ya que según lo referido por la organización Amnistía Internacional en su acción urgente AU 272/08, denuncia el atentado que sufriera el 10 de septiembre de 2008, al encontrarse el automotor de Auerbach con todos los tornillos de las ruedas aflojados, precisamente cuando el servidor público de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal que le proporciona protección, precisamente por incidentes previos muy serios, se encontraba de baja por enfermedad.

La defensora Auerbach Benavides, es conocida por su trabajo en la organización católica Pastoral Laboral, así como por su lucha en la búsqueda de justicia para las familias de 65 mineros muertos en la explosión de la mina “Pasta de Conchos” en Coahuila.

Es por lo anterior que de acuerdo al artículo 8º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la Declaración internacional referida al tema de Defensores de los Derechos Humanos, le solicito:

1. Que se garantice Cristina Auerbach cuenta con medidas de protección continuas y adecuadas, conforme a sus propios deseos;

2. Que ordene a quien corresponda una investigación exhaustiva sobre la aparente manipulación del auto, y que se sancione a los responsables;

3. Que se garantice ampliamente a Cristina Auerbach su derecho a defender los derechos humanos, reconociéndose la legitimidad de sus actividades sin que por ello sufra represalias.