El sistema público de protección a los derechos humanos en México, es el más caro del mundo y en su corto tiempo, no han modificado las causas estructurales que propician las violaciones a los derechos humanos.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos “celebran”, rinden informes, reconocen, proporcionan numeralias, pero no exigen, no conmemoran, no denuncian la situación de emergencia en la que se encuentra el país.

Las muertes de Don Nepomuseno y Don Trinidad, el atentato contra Norma en Ciudad Juárez y la cita ante la PGR de Alejandro Sosalinde, nos dice que no existen razones para celebrar, sino para crear memoria.

Las y los invitamos a leer la siguiente nota de La Jornada Jalisco, en la que nos pronunciamos por este contexto grave,