Aniversario de la represión del 28 de mayo

Foto: internet.

Se cumplieron 11 años de aquel 28 de mayo, donde se “institucionalizó” la detención arbitraria, la criminalización de la protesta social, la incomunicación, la discriminación y la tortura en Jalisco, por lo que el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, AC (CEPAD) lamenta que hasta la fecha sigan impunes las graves violaciones a los derechos humanos cometidas contra centenares de jóvenes.
Es importante recordar el contexto: El 28 de mayo de 2004 Jefes de Estado de América Latina, el Caribe y la Unión Europea se reunieron en Guadalajara en la III Cumbre sobre relaciones multilaterales de comercio. En ese marco se realizaron diversas actividades por parte de organizaciones sociales, sindicales, ambientalistas y de resistencia en contra del sistema neoliberal imperante, así como para demostrar que otros mundos son posibles al impuesto por quienes acaparan la riqueza global.
Hace 11 años las dos Cumbres concluían sus trabajos, la oficial y la alterna, la primera en el Instituto Cultural del Hospicio Cabañas, y la otra, en las calles de Guadalajara, donde se fijaría un posicionamiento político a cargo del entonces líder boliviano sindicalista Evo Morales.
Sin embargo, el posicionamiento jamás llegó a leerse, la manifestación fue reprimida por el gobierno de Jalisco, encabezado por Francisco Ramírez Acuña. Se pudo documentar por organizaciones locales, nacionales e internacionales, ese día marcó la historia de la ciudad como uno de los eventos de violaciones a los derechos humanos más graves que se hayan visto en Guadalajara en el presente siglo, donde se registraron hasta 120 detenciones, 73 retenciones ilegales, 75 casos de trato degradante, 73 incomunicados, a decenas de mujeres se les obligó a desnudarse frente a los policías del Estado y 19 casos de tortura por lo menos.
Se cumplieron 11 años de 28 de mayo en Guadalajara, sin que a la fecha hayan sido investigados y sancionados los elementos de la policía de Guadalajara encabezados en ese entonces por Luis Carlos Nájera, actual Fiscal General de Jalisco, ni los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y de la entonces Procuraduría General de Justicia de Jalisco, ambas dependencias fusionadas en la Fiscalía General.
Hoy en día, algunos de los jóvenes detenidos injustamente hace 11 años continúan sujetos a procesos penales, mientras que las autoridades responsables continúan desempeñando cargos públicos y en la impunidad total.