Aarón Medina de Niz

Mi hermano Miguel Ángel Medina de Niz, nació el 16 de septiembre de 1981, en el poblado de San Miguel, municipio de Villa Purificación, en el estado de Jalisco, dedicado al comercio y a la ganadería, soltero y padre de dos niñas. Miguel Ángel es el séptimo de once hermanos, hijos de Miguel Medina García y Juana de Niz, ambos originarios de San Miguel, municipio de Villa Purificación Jalisco.

Miguel Ángel cursó hasta los primeros años de secundaria, tiempo después emigró a los Estados Unidos de Norteamérica para buscar un mejor futuro y mejorar su calidad de vida, años más tarde se inició en los negocios del comercio y adquirió la sociedad de una tienda de supermercado en la ciudad de Atlanta, en el estado de Georgia. Tiempo después y con el logró de su trabajo inició otro negocio: la compra y venta de ganado. Ese negocio le dio la solvencia para adquirir un pequeño rancho en el cual fue acumulando su cría de ganado. Por tal motivo, los últimos 5 años Miguel Ángel viajaba 2 o hasta 3 veces por año a su pueblo para estar al pendiente de sus negocios tanto aquí como en los Estados Unidos.

Además del trabajo, a Miguel Ángel le gustaba mucho acudir a las fiestas de su pueblo y en fechas especiales. Desde antes de su desaparición, se caracterizaba por ser un joven muy alegre y entusiasta, le gustaba mucho convivir y pasar momentos agradables con sus amigos y la familia, siempre le buscaba el lado bueno a las cosas, así era su forma de ser aquí y en donde fuera, no tenía ningún tipo de antecedentes en México ni en los Estados Unidos. Miguel Ángel tenía la residencia Norteamericana, y al igual que que allá, en México también cumplía todo tipo de obligaciones frente a las autoridades en todo momento.

Por todo lo anterior, nuestra familia no concibe la idea de que Miguel Ángel no esté junto a nosotros, lo quiere y lo ama, lo extraña. No entendemos las causas por las cuales hoy no esté con nosotros ni sepamos donde está. No podemos creer que alguien haya tenido el corazón y el valor de arrancarlo de su familia, y de que a pesar de que ya trascurrió un año las autoridades no nos digan qué le sucedió a mi hermano.

Nuestra vida era tranquila y agradable, hasta ese horrible día que marcó nuestra existencia y se tornó todo en una angustia y tristeza que nos está secando el alma día con día, para nosotros no hay días de fiesta, no hay navidad, no hay año nuevo, no hay fiesta de cumpleaños, vivimos solo esperando el día en que alguna de las tantas instituciones de gobierno nos hable y nos diga que ya saben donde está o qué le sucedió a mi hermano. Mi madre cada mañana me escribe un mensaje o me llama y me pregunta si aun no hay noticias de su hijo que tanto extraña y necesita, después la escucho llorar y en ese momento se me derrumba el mundo otra vez y vuelvo a sentir el dolor que presencie ese horrible día, no sé que decirle, trato de ser fuerte y decirle que nuestras “honorables instituciones” de gobierno están agotando todas las medidas de búsqueda para dar con mi hermano, pero yo sé que eso es una mentira, ya que yo soy el que cada día me presento a las instalaciones de esas oficinas de gobierno me topo con cada grosería y desplante del personal que se supone trabajan para servir al pueblo, los que se supone que están ahí por vocación y ganas de servir, pero pues es una lastima ver la poca ética y ganas de servir que brinda a los afectados, yo sé que igual que yo hay miles de familias que hoy lloran la perdida de un ser querido, pero eso no es consuelo ni para mi ni para nadie, necesitamos una solución inmediata, gobiernos que de verdad se comprometan con el pueblo, con la gente que sufre y que están viviendo esta pesadilla de tener a un ser querido desaparecido.

A continuación, narraré un poco de lo que sucedió ese día, aunque antes de continuar quiero hacer de su conocimiento que antes de que todo esto pasara, el día 4 de diciembre del 2016 elementos de la Secretaria de Marina Armada de México, entraron a la casa de mi hermano Miguel Ángel, ubicada en el poblado de San Miguel, municipio de Villa Purificación, Jalisco, los cuales entraron sin el consentimiento de mi hermano obviamente sin una orden, ya que mi hermano Miguel Ángel no se encontraba en su casa ese día. El resultado de esa inesperada “visita” fue el robo de todas las pertenencias de mi hermano, ropa, zapatos, electrodomésticos, utensilios de cocina y dinero, así como joyas y otras cosas, derivado de esto mi hermano al día siguiente que se dio cuenta y al haber testigos que observaron este suceso, presentó una queja en la oficina regional de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, en la ciudad de Autlán de Navarro, Jalisco, para hacer valer sus derechos.

De igual manera solicitó la apertura de la Carpeta 421-2017, misma que después se remitió a la PGR de Puerto Vallarta, Jalisco. Aclaro que no conozco mucho de esa denuncia así como su estado actual solo sé que se turnó a PGR en Puerto Vallarta Jalisco, algo que quiero comentar y de lo que recuerdo es que en esas fechas fueron varias las personas afectadas por los elementos de la Marina, y casi los mismos daños. Sé que estos acontecimientos sorprendieron mucho a mi hermano ya que el no sabía porque estaba pasando eso, el no tenía nada ilícito ni asuntos pendientes con alguna autoridad, por eso nos tomó de sorpresa todo esto, yo respecto a esto no sé qué pensar, yo después de esto escuché comentarios de personas cercanas y vecinos que decían que alguien le había hecho esa “mala jugada” a mi hermano, también decían que al parecer alguien le tenía envidia a mi hermano y que los malos deseos de algunas personas siempre estaban latentes hacia mi hermano. Yo no se si sea verdad esto, solo comento algo de lo que he escuchado, si fue una mala decisión de esta autoridad que ya mencioné o si fue el mal corazón de alguien para hacerle daño a mi hermano. Yo quiero saber por qué!!

Hechos

Era un ocho de febrero del año 2018, eran las fiestas del famoso carnaval de Autlán de Navarro Jalisco. Mi hermano llegó conmigo uno o dos días antes de que se iniciaran las fiestas, salimos ese día a un evento a la Plaza de Toros y después de ahí nos quedamos unas horas en el lugar que llaman Callejón, después de estar ahí platicando y tomando algunas bebidas con amigas y amigos el se retiró del lugar junto con una amiga, y yo me quedé pues pensé que tal vez regresaría más tarde, pero al ver que no regresó yo me retiré a mi casa de igual manera pensé que tal vez el ya estaría allá, yo llegué a mi casa y al ver que no estaba pensé que tal vez se había ido con alguna amiga a seguir la fiesta, pero a la mañana siguiente al darme cuenta que no estaba, lo empecé a llamar a su celular y a enviarle mensajes pero no contestaba así pasaron las horas y al ver que no teníamos noticias de él, empezamos a buscarlo con amigos y amigas con familiares y conocidos pero fue inútil, yo no supimos más de él, yo no lo podía creer yo seguía insistiendo y seguía llamándole pero al ver que no lo contactaba al día siguiente me presenté en la fiscalía general del estado aquí en Autlán de Navarro Jalisco, se inició la carpeta de investigación 47-2018, por la desaparición de mi hermano, con fecha 09 de febrero del 2019, después acudimos mi hermano Eduardo Medina de Niz a la fiscalía general de la república en la ciudad de Guadalajara y se inició la carpeta de investigación FED-JAL-GDL-0001207-2018, misma que se turnó después a la fiscalía especializada en desaparición forzada en la Ciudad de México, ahí se le asignó en número de Carpeta 402-2018, así como varias quejas que interpuse en derechos humanos, Queja 2606-2018-III por el caso omiso que me hicieron en varias dependencias, así mismo hice del conocimientos a varios colectivos de búsqueda, algunos de ellos son por amor a ellos, CEAV, desaparecidos Jalisco y ONU, acudimos a la Ciudad de México en repetidas ocasiones me presente varias veces en las oficinas de estas dependencias que ya mencioné pero hasta el día de hoy no he tenido ningún dato de mi hermano, en su momento se realizaron todas las pruebas de ADN, así como cuestionarios ante-mortem y post-mortem para poder identificar a mi hermano en algunos de los cuerpos sin vida que se habían estado encontrando. Ya hemos hecho todas y casa una de las sugerencias que nos han dado, pero ya llevamos un año y un mes y aún no sabemos que le sucedió a mi hermano. Me cuesta creer con la facilidad que puede alguien desaparecer del fas de la tierra y que no haya nada que se pueda hacer. Diariamente estoy en contacto ya sea vía telefónica o por medio de mi asesor jurídico con la fiscalía de desaparecidos en México, así como con la fiscalía del Estado de Jalisco, pero siempre me dicen que aún no hay nada, que siguen trabajando en eso, o a veces simplemente no me dicen nada. Yo sé que ya se cuenta con una ley de desaparición forzada, y aunque aún no se en que nos va a beneficiar esa ley, yo les pido a las dependencias competentes que se apeguen a esa ley y busquen la manera de ayudarnos a encontrar a nuestros familiares desaparecidos o en su caso a frenar este terror que se está viviendo hoy en nuestro México.

Yo no me voy a cansar de buscar a mi hermano Miguel Ángel medina de Niz, y lo seguiré buscando hasta encontrarlo, necesito decirle a mi madre que pasó con su hijo.