• La Convocatoria para seleccionar a la persona titular de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco presenta graves retrocesos.

  • Exigimos que se extiendan los tiempos contemplados en la Convocatoria.

  • Exigimos la máxima transparencia, publicidad y apertura en el proceso de selección de la persona titular.

  • La persona seleccionada deberá cumplir con los requisitos legales y el perfil idóneo.

La crisis de desaparición de personas en el estado de Jalisco es cada vez más grave. Del 2008 al 30 de abril de 2019, la Unidad de Transparencia de la Fiscalía del Estado, se reportó como desaparecidas a 27,415 personas, de las cuales 8,540 no han sido encontradas. En los primeros cuatro meses de este año se reportaron 1,743 personas en calidad de desaparecidas, y no se ha podido localizar a 1,108 de ellas, lo que demuestra la debilidad e incapacidad institucional para atender la problemática puesto que en Jalisco se localiza a 37% de las personas que desaparecen.

Frente a esta situación, el papel de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco resulta fundamental en el proceso de búsqueda eficaz e inmediata de las personas desaparecidas. Conforme a la parte tercera del Decreto, mediante el cual se crea dicha Comisión, su objeto es “impulsar los esfuerzos de vinculación, operación, gestión, evaluación y seguimiento de las acciones entre autoridades que participan en la búsqueda, localización e identificación de personas”, sin embargo, a la fecha no ha podido cumplir con su función.

El pasado 21 de junio de 2019, se publicó la Convocatoria para seleccionar a la persona titular de la Comisión de Búsqueda, sin garantizar su debida difusión en las páginas oficiales y los medios de comunicación estatales y nacionales.

Asimismo, resultan muy limitados los tiempos contemplados en la Convocatoria, tanto para la presentación de las postulaciones, como para las distintas fases del proceso, lo que demuestra que no es el interés de este Gobierno Estatal encontrar un perfil más idóneo para el cargo sino realizar el proceso a modo y cerrarlo lo más pronto posible. Esta urgencia de carácter injustificado parece ser poco congruente, considerando que el anterior Comisionado de Búsqueda presentó su renuncia a principios de mayo pasado y la publicación de la Convocatoria no fue prioritaria y se realizó apenas seis semanas después.

Aunque en la Convocatoria se toma en cuenta la participación de dos colectivos de familiares de personas desaparecidas, su contenido en cuanto al principio de participación conjunta presenta graves retrocesos a comparación con el primer proceso de selección realizado en junio de 2018. De 11 actores quienes formaban parte del proceso anterior se redujo a 5 el número de integrantes, lo que evidencia que para el Ejecutivo Estatal no es importante generar un proceso amplio, abierto e incluyente. De quienes participaron previamente no sólo se eliminó a las organizaciones de la sociedad civil, sino también a las instituciones que garantizaban la perspectiva de género en el proceso o que trabajarían de manera coordinada con la persona titular de la Comisión de Búsqueda tales como la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. Asimismo, preocupa que no se haya considerado en la Convocatoria a la Subsecretaría de Derechos Humanos a la cual la misma Comisión está adscrita.

Por otro lado, el proceso de selección no garantiza una adecuada verificación de los perfiles de las personas aspirantes, así como los principios de transparencia y máxima publicidad. En la Convocatoria no se contempló los mecanismos presentes en el proceso de selección pasado, tales como las prácticas de realizar un examen de conocimientos y entrevistas presenciales, así como la publicación de documentos presentados por las personas aspirantes. Además, considerando la tendencia nacional en otros procesos de selección de las personas a cargo de las comisiones de búsqueda de compartir las video transmisiones de las entrevistas realizadas, reducir el proceso a simples entrevistas vía telefónica limita de manera significativa conocer el desarrollo de la convocatoria por parte de la sociedad, así como no permite verificar de manera adecuada los conocimientos y capacidades reales de las personas quienes postulan al puesto tan complejo y delicado.

Por lo anterior, le exigimos al Gobernador de Jalisco y a la Secretaría General de Gobierno lo siguiente:

Primero.- Que se garantice los tiempos adecuados para presentar las candidaturas a ocupar el cargo de la persona titular de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco.

Segundo.- Que se garantice el proceso de selección abierto, incluyente, público y transparente.

Tercero.- Que se realicen las entrevistas presenciales con las personas aspirantes al cargo, asegurando su adecuada publicidad mediante las transmisiones en vivo.

Cuarto.- Que la persona seleccionada cubra el perfil idóneo para el cargo, destacándose por el profesionalismo, honorabilidad y sensibilidad, así como altos conocimientos y experiencia en materia de derechos humanos y búsqueda de personas desaparecidas. Además, esta persona deberá contar con conocimientos en ciencias forenses y en materia de seguridad, y su actuación deberá ser basada en el enfoque diferenciado y la perspectiva de género.